Cómo activar el modo de compatibilidad en Windows 10

Aunque actualmente la mayoría de aplicaciones son compatibles con Windows 10, puede que en algunos casos necesites activar el modo de compatibilidad para un programa. A continuación veamos cómo activar el modo de compatibilidad en Windows 10.

Para ayudar a que algunas aplicaciones puedan ejecutarse con cierta estabilidad, Windows 10 ofrece el modo de compatibilidad. Este permite que dichas aplicaciones vean el sistema operativo como si se tratase de una versión antigua y compatible. En esta entrada veremos cómo lo puedes activar.

Activar modo compatibilidad de Windows 10

El modo de compatibilidad se puede habilitar para las aplicaciones de escritorio, no así para aplicaciones para UWP. Aunque no todas las aplicaciones de escritorio lo admiten. Sigue estos pasos para habilitar el modo de compatibilidad para aplicaciones:

#1. Busca un acceso directo o el archivo EXE de la aplicación con el Explorador de archivos.

#2. Haz clic derecho sobre el elemento y selecciona la opción Propiedades en el menú contextual.

#3. Ahora selecciona la pestaña Compatibilidad y habilita la opción Ejecutar este programa en modo de compatibilidad para.

Activar el modo de compatibilidad de Windows 10

#4. Debajo abre el menú desplegable y selecciona el sistema operativo que deseas para hacer compatible la aplicación.

#5. Para finalizar y guardar la configuración haz clic en Aplicar.

Ahora puedes ejecutar la aplicación y ésta debería ser ejecutada en modo de compatibilidad.

Desactivar el modo de compatibilidad de programas

Para deshabilitar el modo de compatibilidad en una aplicación, sigue estos pasos:

#1. Navega hasta el acceso directo o el EXE de la aplicación, haz clic derecho en él y selecciona Propiedades.

#2. Ve a la pestaña Compatibilidad y desmarca la opción Ejecutar este programa en modo de compatibilidad para.

Activar el modo de compatibilidad de Windows 10

#3. Ahora abre la aplicación desde el archivo EXE o acceso directo y se ejecutará normalmente.

Conclusión

El modo de compatibilidad se diseñó originalmente para programas de escritorio que no funcionaban bien en Windows 10. Permite que las aplicaciones se ejecuten en un entorno Windows 8, Windows 7 o Windows Vista, con el Service Pack 1 o el Service Pack 2 instalados.

Actualmente la mayoría de las aplicaciones se han actualizado para esta versión de Windows, por lo que ya no es tan necesario. Sin embargo, siempre aparecerán algunos programas con problemas de compatibilidad.

Deja un comentario